¿Dónde se detendrá el contador…? ¡El espectáculo del factor de conversión!