Ewald Rieder con sus socios y la familia